¡Porque sólo anticipándote podrás triunfar. Porque sólo podrás anticiparte si tienes un plan!

Es hora de argumentar, es hora de debatir

Es hora de argumentar, es hora de debatir artículo de HG

En los últimos años Venezuela perdió muchos de sus espacios para la discusión. No argumentamos, no debatimos. Somos individuos en trincheras de pensamiento, rodeados de personas que piensan de manera similar. A los que tienen ideas distintas a las nuestras los tratamos como parias, como enemigos de nuestro bando. La polarización se encargó de eliminar cualquier espacio para ese ir y venir de argumentos sólidos y propios. Nos limitamos a que cada bando y sub-bando lance descalificaciones de un lado a otro. Las críticas son vistas como ataques, y las ideas distintas son recibidas como una afrenta a la unidad de pensamiento. Las ideas básicas y esencialmente antagónicas son las que se imponen, mientras un sistema de dominación sigue avanzando.

Hace unos meses tuve la dicha de llegar a esta conversación titulada “The Argumentative Theory“. Las ideas allí plasmadas son de una robustez y claridad tal, que de inmediato alinearon otras ideas que solían pulular desordenadamente en mi cabeza. El desarrollo de la conversación involucra dos conceptos que me apasionan: argumentos y sesgos.

Decirles que los seres humanos estamos capacitados para razonar no agrega mucho, pero sí podría aportarles algo si les digo que nuestra capacidad para razonar no fue concebida para perseguir la verdad en primer lugar, sino para ganar argumentos. Sí, estamos diseñados para argumentar, estamos diseñados para enfrascarnos en discusiones las cuales queremos ganar afanosamente.

“Cuando tratas de convencer a alguien, no buscas argumentos para sustentar la otra posición, buscas argumentos para sustentar la tuya”. Esto es algo natural y humano que debemos aceptar. Esta dinámica tiene sentido cuando reconocemos la existencia del “sesgo de confirmación”. Este sesgo es el que lleva a filtrar y validar información que vaya acorde con tu posición, con tus ideas. La pregunta que seguro se hacen: ¿es esto bueno o malo?

La respuesta es depende. El sesgo de confirmación tiene utilidad y beneficios positivos siempre y cuando tengamos una contraparte para debatir argumentos. De ese intercambio de ideas podremos ir mejorando las fallas de nuestros argumentos y expondremos las fallas de los argumentos de los demás. No sustituiremos nuestras ideas por las de nuestro “contrincante”, las de cada quien evolucionarán y serán propias pero mejoradas. Esta dinámica enriquecedora a base de retroalimentación, no se dará si no tenemos a otra persona con posición e ideas diferentes a las nuestras.

En medio la profunda crisis que vive el país es nuestra responsabilidad propiciar espacios para la discusión. Debemos crear el ambiente adecuado para intercambiar ideas y argumentos entre todos los venezolanos. Debemos aceptar que lucharemos por tener la razón, que expondremos nuestras ideas para que sean rebatidas, las expondremos para que los demás encuentren sus fallas. Eso nos permitirá que el cúmulo de ideas sea cada vez mejor. Debatiremos sobre temas mucho más útiles y complejos a los actuales. De la discusión y el debate ganaremos todos. Expongamos todos nuestros pensamientos, no seamos susceptibles a las críticas y argumentemos de la manera más respetuosa que podamos. Con ello Venezuela sólo podrá ganar.

Henkel García

@HenkelGarcia

Director de @Econometrica