El intenso invierno de 2011, que dejó numerosos damnificados en Venezuela y Colombia, queda atrás. Hay mucho trabajo por hacer para reconstruir infraestructura y dar el apoyo necesario